Gerardo Agüero es un joven de 25 años con esclerosis tuberosa, una enfermedad caracterizada por la presencia de tumores en múltiples órganos. Es alumno del Centro de Atención Múltiple 62 (CAM) en Boca del Río. Desde noviembre, Jerry, a como lo llaman sus familiares y amigos, se capacita con sus 13 compañeros en un simulador que instaló la empresa Oxxo en la escuela para aprender el trabajo de un ayudante general en tienda.

De lunes a viernes Jerry despierta a las 6 de la mañana para comenzar su día. A las 7:15 horas  desayuna y toma laprimera dosis de varios tratamientos que tiene que cumplir durante el día y de por vida. A las 8:00 horas ya está en la puerta del CAM listo para sus clases y la capacitación.

Una de las tareas del CAM es la inserción laboral de los jóvenes con discapacidad. Antes de iniciar el proyecto con Oxxo, la escuela formaba a los alumnos para autoemplearse. Sin embargo, decidieron apostar por capacitaciones para empleos formales por la seguridad social que otorgan las empresas, para la mayoría de sus estudiantes, es necesario un seguro médico.

El Centro de Atención Múltiple 62 ya tuvo una mala experiencia en el intento de insertar a los jóvenes al mercado laboral. En la industria restaurantera de Boca del Río detectaron malos tratos hacia los egresados por la falta de tacto de los patrones y compañeros de trabajo.

El simulador de Oxxo es el único en Veracruz y uno de los 10 que tiene la empresa a nivel nacional. Actualmente en Oxxo Veracruz hay 66 colaboradores con discapacidad y 12 adultos mayores. A nivel nacional, son 728 colaboradores con discapacidad y 1,436 adultos mayores.

Los 14 jóvenes del CAM que se capacitan en el simulador deben aprender limpieza y aseo de una sucursal, clasificación de productos, elaboración de inventarios y recepción de productos. El tiempo de capacitación depende de cada estudiante, para egresar del programa de estudios tiene que desarrollar las competencias. Cuando concluyan su capacitación, podrán postularse a una vacante en Oxxo.

Mismas condiciones laborales

“Se hicieron ajustes razonables al puesto, pero no les quita responsabilidades ni complejidad a las tareas y esto habla de un trato digno y no diferenciado. Los únicos ajustes son dos: el alumnado no trabajará en horario nocturno y en caso de que el joven no tenga las habilidades necesarias para el manejo de dinero, no estará en la caja”, dice Ana Jiménez, directora del CAM 62, en entrevista para Factor Capital Humano.

Las capacitaciones son impartidas por maestros del CAM que se entrenaron en los procesos de trabajo de Oxxo y adaptaron los aprendizajes a un programa de estudios para los jóvenes con discapacidad.

Los padres de Jerry ven más que sólo una oportunidad de empleo. Para ellos, las capacitaciones son una formación para la vida. En el caso particular de su hijo, una actividad más con la que él se siente a gusto y feliz, que se suma a sus clases de taekwondo, música y danza.

Actividades que algunos médicos afirmaron que Jerry jamás podría hacer debido a que la esclerosis tuberosa tiene afectado su cerebro, corazón, riñones, esófago, tiroides y su piel. Sin embargo, este joven ha demostrado que los límites los marca él mismo. “Vive con pasión y atrévete a ser diferente”, es el consejo que Jerry da a todas las personas.

Fortalezas vs debilidades

La empresa no está comprometida a contratar a los egresados del CAM, el proceso de reclutamiento de los jóvenes con discapacidad será igual al de los demás candidatos. Pero el objetivo de las capacitaciones es que los estudiantes tengan las competencias necesarias que faciliten su inserción laboral.

“El proceso de reclutamiento de personas con discapacidad se lleva a cabo en estricto cumplimiento con las regulaciones aplicables, y en sinergia con autoridades se realizan diagnósticos especializados para identificar las necesidades, habilidades funcionales, aptitudes, logros, e intereses de los aspirantes, lo que nos permite ofrecer los puestos más adecuados a los aspirantes que resulten contratados”, dice Daniel Cuevas, responsable de Recursos Humanos de Oxxo Plaza Veracruz.

Para Ana Jiménez es importante que las organizaciones enfoquen sus procesos de reclutamiento y planes de desarrollo en las fortalezas de las personas y no en sus debilidades. “Son personas honestas y responsables. Tenemos jóvenes que son muy meticulosos en el trabajo. Por ejemplo, en la limpieza, cuidan que se cumpla con los estándares de calidad. Se esmeran en hacer el trabajo en la forma correcta, quizá no rápido, pero sí bien hecho”.

En Oxxo consideran que los jóvenes con discapacidad pueden crecer al interior de la empresa como cualquier otro trabajador.

El reto en la inserción laboral

La inserción laboral en algunas empresas es complicada por la desinformación de los patrones. Más que el rechazo o la discriminación, el principal problema de las personas es no saber cómo tratar a los jóvenes con discapacidad, dice la directora del CAM 62.

La recomendación de Jiménez para que este tipo de programas funcionen es que las empresas capaciten a su plantilla en cómo relacionarse con personas con discapacidades. Instituciones como el Centro de Atención Múltiple también tienen que dar acompañamiento a las organizaciones y los jóvenes en el proceso de adaptación.

Oxxo y CAM trabajan juntos en dinámicas de sensibilización para las plantillas de colaboradores. El objetivo es formar una cultura inclusiva de respeto y no discriminación, dice Cuevas.